Gestión Procesal y Arbitraje

Gestión Procesal

Para alcanzar el éxito empresarial es decisivo, por un lado, poder contar con una amplia red de contactos comerciales. Pero, por otro lado, también es cierto que en las relaciones interpersonales y en el trato comercial pueden surgir a veces querellas contenciosas. Aquellas personas que sean capaces de manejar eficientemente este tipo de litigios podrán sacar considerables ventajas económicas tanto en lo personal como para su empresa. Lograr obtener estas ventajas es algo que LatinLawyers.group se ha propuesto como obligación. Para ello hay que partir necesariamente de una somera apreciación jurídica de las circunstancias mismas de la causa así como del trato táctico y estratégico de la parte contraria incluyendo una precisa evaluación de los tribunales pertinentes, de los procedimientos arbitrales y de las instancias de aveniencia.

Proceso y pratica forense

Durante un proceso, así como también en una directa confrontación judicial con la parte contraria, es posible llegar en pocos minutos a alcanzar un acuerdo que, de lo contrario y en la mayoría de los casos, demoraría varios años. La condición previa para llegar a lograr una solución que favorezca plenamente al mandante consiste en llegar muy bien preparado al inicio del proceso. Esto implica además un conocimiento cabal de la causa misma así como de las normas de derecho y, sobre todo, estar preparado a rebatir eficazmente los argumentos de la parte contraria. Sólo así se puede adquirir la certeza de poder sorprender al contrario para terminar venciéndolo ya sea por los propios medios o por su falta de conocimientos.

Arbitraje

La práctica del procedimento arbitral demuestra que se pueden alcanzar notables resultados mediante el arreglo de un litigio por acuerdo de ambas partes. En todo caso cabe señalar que todo veredicto arbitral puede ser impugnado por cualquiera de las partes. Para su preparación y puesta en práctica es válido lo arriba señalado en relación con la forma de hacer frente a un proceso. Es recomendable recurrir a un arbitraje judicial en aquellos casos en los que la parte encausada opere en el extranjero y cuando se tenga que esperar mucho tiempo antes de poder contar con una resolución judicial. El cumplimiento de una orden judicial internacional está sujeto además a una serie de obstáculos. Resolver un conflicto mediante un arbitraje judicial puede evitar que para lograr una orden de cumplimiento judicial tenga que llegarse a un largo proceso.